mitos sobre el bótox

¿Todavía crees en algunos de los falsos mitos sobre el bótox? El bótox o toxina botulínica es una neurotoxina producida de forma natural por una bacteria, capaz de provocar el botulismo. Sin embargo, su capacidad para producir cierta parálisis muscular se aprovecha con fines médicos y médico-estéticos. De esta manera, el bótox sirve para tratar ciertas enfermedades neurológicas y, en medicina estética, para suavizar las arrugas, rejuvenecer la mirada, evitar que se formen nuevas líneas de expresión, combatir la pérdida de elasticidad y mantener la piel con aspecto joven y lleno de vitalidad.

Por lo tanto, la técnica de la infiltración de toxina botulínica, en frente, entrecejo y patas de gallo, nos permite evitar la cirugía. Sus efectos son inmediatos, apenas tiene contraindicaciones y raramente produce efectos adversos, como reacciones alérgicas o rigidez facial.

En este artículo, desde nuestra clínica dental en Alcobendas, te desmentimos los cuatro mitos más frecuentes sobre el bótox. ¡Toma nota!

¿Cuáles son los principales falsos mitos sobre el bótox?

El bótox se infiltra en cantidades muy pequeñas en diversas partes del rostro – frente, entrecejo, patas de gallo – y actúa relajando la musculatura, evitando los impulsos nerviosos y la movilidad muscular excesiva. Se trata, por lo tanto, de un método seguro y eficaz para suavizar las arrugas y las líneas de expresión.

¿Sabías, sin embargo, que, a pesar de lo que muchas personas creen, la toxina botulínica es más efectiva cuando se aplica de forma preventiva? De esta manera, conseguimos resultados más naturales y retrasamos la aparición de los signos de la edad.

Mito 1. El bótox paraliza la expresión de la cara.

La toxina botulínica, en ningún momento, produce la parálisis de los músculos y la expresión del rostro del paciente. Por el contrario, esta sustancia relaja los músculos faciales, logrando, de esta manera, que las arrugas se atenúen. Sus resultados son muy naturales y están muy alejados de esa concepción.

Mito 2. El bótox es una técnica peligrosa y/o dolorosa.

La técnica consiste en la infiltración del bótox con agujas muy finas a nivel intramuscular, por lo que las molestias que puede experimentar el o la paciente son mínimas. Después de su aplicación, pueden aparecer pequeños hematomas en los puntos de infiltración, que, sin embargo, desaparecerán al cabo de unos días.

Mito 3. Los resultados del bótox son permanentes.

¡Los resultados no son para toda la vida! Dependiendo de la zona de aplicación del bótox, la frente, el entrecejo o las patas de gallo, los resultados pueden durar entre 4 y 6 meses.

Mito 4. Es un tratamiento para personas mayores.

A partir de, aproximadamente, los 30-40 años, el bótox ayuda a reducir las líneas de expresión y las primeras arrugas.

 

En The Esthetic Bar Smile Me, somos expertos en tratamientos de medicina estética, como el bótox y el ácido hialurónico, gracias al trabajo y la experiencia de la Dra. Ana López Llorca.

Si quieres mejorar el aspecto de tu rostro, puedes pedirnos una cita llamándonos a los teléfonos 91 613 98 52 / 650 919 900 o dejándonos tus datos en el formulario de nuestra página web.