La articulación temporomandibular o ATM es aquella que une, a cada lado de la cara, la mandíbula con el cráneo. Gracias a ella, podemos abrir y cerrar la boca con normalidad, facilitándonos acciones diarias como morder, masticar o hablar. Sin embargo, en ocasiones, se producen disfunciones o trastornos de la articulación temporomandibular cuando no funciona adecuadamente, provocando molestias y dolores de diversa intensidad. Aunque las causas que los ocasionan no son fáciles de determinar, algunos pacientes con bruxismo, que aprietan y/o rechinan los dientes de forma involuntaria, padecen también este tipo de problemas.

Básicamente, las complicaciones relacionadas con la ATM pueden dividirse en tres categorías: el dolor miofascial, que implica molestias en los músculos que controlan la mandíbula; el desarreglo interno de la articulación, asociada a una lesión del cóndilo, una dislocación mandibular o el disco desplazado, y la artritis, problemas degenerativos o inflamatorios de las articulaciones.

En este artículo, desde nuestra clínica dental en Alcobendas, te explicamos cuáles son los síntomas principales de los trastornos de la articulación temporomandibular y cuáles son sus consecuencias.

¿Cuáles son sus síntomas más habituales?

Entre la sintomatología más frecuente de los trastornos de la ATM se encuentran la rigidez de los músculos de la cara, la dificultad y las molestias para abrir o mover la boca, los chasquidos articulares y el dolor de cuello, oídos y dientes.

¿Cuáles son las consecuencias a nivel bucodental?

Los pacientes con este problema en la ATM pueden experimentar problemas en su día a día, relacionados con:

  • La deglución de los alimentos, al tener dificultades para abrir la boca y para mover la mandíbula.
  • La higiene bucodental, de la misma manera que en el caso anterior, dificultando un cepillado adecuado.
  • El habla, ya que puede experimentar alteraciones a la hora de realizar algunos movimientos de la mandíbula para hablar.

¿Cómo podemos tratar el trastorno de la articulación temporomandibular?

Ya que la causa de este trastorno no está del todo clara, es importante que acudas a tu dentista para que pueda llevar a cabo un diagnóstico de tu caso.

De esta manera, si los problemas de la ATM tienen que ver con el bruxismo, podemos recomendar el uso de una férula de descarga nocturna para relajar la mandíbula.

 

Si crees que puedes estar sufriendo cualquier tipo de trastorno o disfunción de la articulación temporomandibular (ATM), en Smile Me estaremos encantados de estudiar tu caso, ofreciéndote siempre la solución y el tratamiento idóneo para que recuperes tu calidad de vida.

Para pedirnos una cita, puedes ponerte en contacto con nosotros en los teléfonos 916 139 852 / 650 919 900 o dejándonos tus datos en el formulario de nuestra página web.

La reconstrucción dental es uno de los procedimientos que llevamos a cabo como parte de los tratamientos de la odontología conservadora. Es decir, aquellos con los que, siempre que es posible, tratamos tus dientes naturales para evitar su extracción y la posterior colocación de implantes. El objetivo principal, por lo tanto, es conservar los dientes, tanto estética como funcionalmente.

En este artículo, desde nuestra clínica dental en Alcobendas, te explicamos cuándo es necesaria la reconstrucción dental y qué tipos existen.

¿Cuándo es necesaria la reconstrucción dental?

La reconstrucción dental puede ser necesaria en diferentes situaciones, entre las que destacamos:

  • La fractura de la corona de un diente o una muela, debido a un golpe o a una caída. Esta situación no solo afecta a la estética de la sonrisa, sino también a la salud bucodental en general. Un traumatismo dental puede provocar, además, la movilidad de los dientes afectados, daños en el hueso e incluso la pérdida de la pieza. Por otra parte, cuando la fractura es parcial, podemos optar por la reconstrucción con composites o incrustaciones.
  • La presencia de caries dentales, que requieren, después de su eliminación, la obturación con un empaste. En casos más graves, cuando la infección provocada por la caries penetra hacia el interior del diente y es necesaria una endodoncia, además de la obturación, puede requerirse la colocación de una corona dental.

¿Qué tipos existen?

En función de la situación y de las necesidades de cada persona, podemos optar por un tipo u otro de reconstrucción dental. Las más habituales son:

  • La colocación de carillas estéticas de composite, porcelana u otros materiales, unas finas láminas que se adhieren a la cara externa de los dientes para modificar su color, forma o posición, pero que también ayudan a rediseñar la sonrisa en estos casos.
  • Reconstrucciones con perno o poste de fibra de vidrio y corona, indicada cuando se ha realizado una endodoncia y se ha rebajado mucho la estructura de la pieza dental, de manera que no es posible que sostenga por sí misma la corona.
  • Las incrustaciones dentales, que se utilizan en los molares que han perdido gran parte de su estructura y se encuentran muy deteriorados. Para llevarlas a cabo, sin embargo, las piezas deben conservar su forma anatómica. Las incrustaciones se realizan a medida de la zona que se debe reconstruir, cementándose a ellas.

 

En Smile Me, somos expertos en los tratamientos con reconstrucciones e incrustaciones dentales, gracias a la formación y la experiencia de la Dra. Gabriela Díez. Para más información o para pedirnos una cita, puedes ponerte en contacto con nosotros en los teléfonos 916 139 852 / 650 919 900 o dejándonos tus datos en el formulario de nuestra página web.

Las manchas en los dientes son una de las mayores preocupaciones de nuestros pacientes. El paso de los años, una higiene bucodental deficiente, la ausencia de revisiones y limpiezas dentales periódicas y el consumo excesivo de alimentos y productos que manchan los dientes – café, té, vino, etc., – pueden oscurecer y amarillear la sonrisa.

Para eliminar todas estas manchas, la limpieza dental profesional o profilaxis dental es uno de los métodos más sencillos para cuidar la sonrisa. En nuestra clínica dental en Alcobendas, te recomendamos realizarte una revisión completa y una limpieza profesional, al menos, una vez al año. Para eliminar las manchas de forma más eficaz, además, en nuestro centro llevamos a cabo una limpieza con aeropulidor y spray de bicarbonato.

¿Sabes en qué consiste esta técnica y cuáles son sus ventajas? En este artículo, te las explicamos.

¿Qué es y para qué sirve el aeropulidor?

Las limpiezas dentales profesionales, por lo general, se realizan mediante una cureta y agua a presión. De esta manera, conseguimos eliminar la acumulación de placa y sarro, especialmente en las zonas interdentales y en la base de las encías. En Smile Me, sin embargo, vamos más allá en la limpieza dental, incorporando el uso del aeropulidor.

Esta herramienta, que expulsa agua a presión mezclada con bicarbonato de sodio en spray, nos permite eliminar la placa y el sarro, así como las manchas de los dientes. El aeropulidor pule suavemente la superficie de los dientes, sin llegar a desgastarlos, consiguiendo de esta manera un esmalte más brillante y un blanco más natural en los dientes.

Ventajas del aeropulidor para eliminar las manchas de los dientes

La limpieza con aeropulidor no es un blanqueamiento dental, pero con la eliminación de la placa, el sarro y las manchas, sin duda, la sonrisa se ve más blanca y bonita.

  • Es altamente eficaz para una limpieza dental en profundidad.
  • Elimina eficientemente todo el sarro y la placa.
  • No desgasta el esmalte dental.
  • Su aplicación es indolora.
  • Tiene un efecto desinflamatorio de las encías.

 

Si quieres tener una boca más sana y blanca, en Smile Me podemos ayudarte. Nuestro tratamiento de limpieza dental con aeropulidor de bicarbonato te permitirá lucir una sonrisa mucho más bonita. Si lo deseas, puedes pedirnos una cita en los teléfonos 916 139 852 / 650 919 900 o dejarnos tus datos en el formulario de nuestra página web.

 

Sin duda, saber si podemos extraer una muela en la que existe una infección activa es una de las dudas más frecuentes de los pacientes de nuestra clínica dental en Alcobendas. Esta situación, que provoca un dolor y unas molestias persistentes en la zona de la boca afectada, es una de las urgencias dentales más frecuentes.

Ten en cuenta que la infección de una muela, o de cualquier otra pieza dental, siempre debe tratarse. Cuanto antes, mejor. Si no, la situación puede complicarse hasta el punto de que el paciente puede perderlas.

De esta manera, la presencia de inflamación, molestias y un absceso dental o flemón en alguna zona de la boca son algunas de las señales de alarma a las que debemos estar atentos. En este artículo, te explicamos si es posible extraer la pieza ante esta situación.

¿Qué otros síntomas pueden indicarnos la presencia de una infección activa en una muela?

El dolor agudo y pulsátil, la sensibilidad dental al frío, al calor y durante el cepillado de los dientes, la presencia de un absceso dental y/o el ennegrecimiento de la pieza son síntomas por los que debes acudir a tu dentista. Las caries que no han sido tratadas a tiempo, con una obturación o empaste, pueden seguir avanzando, penetrar en el diente y requerir, por lo tanto, una endodoncia para salvar la pieza.

Sin embargo, ante una infección activa, primeramente, debemos pautar medicación antibiótica previa antes de poder llevar a cabo la endodoncia o la extracción, si la pieza es insalvable. Es fundamental tener presente que, después de unos días de medicación, el dolor puede remitir, pero el problema sigue estando presente si no se trata.

¿Podemos, entonces, extraer una muela con infección activa?

No, las muelas que presentan algún tipo de infección no pueden tratarse con procedimientos como las obturaciones o empastes y la endodoncia hasta que la infección no haya remitido.

Una vez acabada la pauta de medicación, valoramos el estado de la pieza y, con base en ello, decidimos si es posible restaurarla o, por el contrario, debemos extraerla para, después, colocar un implante dental.

 

Si tienes alguna duda al respecto y quieres que valoremos tu caso, puedes pedir tu cita llamando a los teléfonos 916 139 852 / 650 919 900 o a través del formulario de contacto de nuestra web.

¿Has tenido sensibilidad dental en verano? Es una sensación dolorosa y repentina que recuerda a un escalofrío o a una especie de electrocución en los dientes. Usualmente, se activa con las temperaturas, sobre todo, cuando consumimos alimentos y bebidas fríos o calientes. Dependiendo del grado de intensidad de la molestia, el dolor puede ser menor o bastante debilitante. Y si lo sufrimos durante las vacaciones, podría, incluso, arruinarnos nuestra experiencia.

En Smile Me, tu clínica dental en Alcobendas, no queremos que nada arruine tu tiempo libre. Por ello, te contamos cuáles son las posibles causas de la sensibilidad dental en verano para que puedas resolver esta sensación con prontitud. ¡Vamos a verlas!

¿Por qué podemos sentir sensibilidad dental en verano?

Algunas de las afecciones que no nos dejan disfrutar plenamente de bebidas frías, helados y platillos calientes deliciosos en vacaciones son las siguientes:

Caries dental avanzada

La caries penetra en el esmalte de los dientes (capa externa más dura) y va avanzando hasta llegar a la pulpa, un tejido blando que se encuentra en el interior de las piezas dentales. Como consecuencia, provoca infección e inflamación en dicho tejido, ocasionando que el diente enfermo se vuelva sensible a temperaturas.

Problemas periodontales

Los problemas periodontales destruyen el tejido gingival y hacen que las encías se retraigan, provocando que las raíces dentales queden expuestas. Como resultado, la dentición responde con más intensidad a estímulos de calor o frío.

Erosión del esmalte dental

Otro problema que genera sensibilidad es el desgaste o erosión del esmalte a causa de, por ejemplo, bruxismo, traumatismos, hábitos bucales incorrectos o un mal funcionamiento de la cavidad oral. Cuando el esmalte se desgasta profundamente, expone a la capa intermedia de los dientes. Es decir, a la dentina.

La dentina tiene pequeñas perforaciones o tubos que conectan con los nervios de la dentición. Por ello, cuando nada la cubre, hace que las piezas dentales sean más sensibles ante diversas variaciones de temperatura.

Si estás presentando un caso de sensibilidad dental en verano, cuenta con la experiencia de la Dra. Lucía Mourín y su equipo. Nos encargaremos de solucionar las molestias para que disfrutes de tus vacaciones sin dolor ni restricciones a la hora de comer o beber. Solo tienes que contactarnos para reservar tu cita y en poco tiempo podrás usar tu sonrisa sin ninguna incomodidad.

Las incrustaciones dentales son restauraciones cerámicas que utilizamos para rehabilitar piezas posteriores, es decir, premolares y molares, que han perdido una gran parte de su estructura. Generalmente, como consecuencia de caries no tratadas, de problemas de bruxismo o debido a una mala oclusión.

En este artículo, desde nuestra clínica dental en Alcobendas, te explicamos todo lo que debes saber sobre este tratamiento conservador, así como cuáles son sus ventajas.

¿Qué son las incrustaciones dentales y para qué sirven?

Las incrustaciones dentales son restauraciones cerámicas en bloque que nos permiten restaurar la forma, estética y funcionalidad de una pieza dental posterior dañada. Especialmente, cuando estas presentan caries moderadas, fracturas o se debe llevar a cabo una endodoncia, siempre que el daño no sea tan extenso como para tener que colocar una corona.

Para fijar las incrustaciones dentales, realizamos su cementado con el objetivo de preservar las estructuras dentarias remanentes. Se trata de una alternativa a otros tratamientos, como las grandes reconstrucciones de composite, los grandes empastes y las coronas.

¿Qué tipos de incrustaciones dentales existen?

Podemos diferenciar, básicamente, entre tres tipos de incrustaciones dentales: las inlay, las onlay y las overlay.

Las incrustaciones inlay son aquellas que no cubren ninguna cúspide dental. Las onlay, por su parte, pueden cubrir, al menos, una cúspide. Por último, las overlay son aquellas que sí cubren todas las cúspides de una pieza dental.

Las incrustaciones pueden realizarse con dos materiales, la resina y la porcelana. Las confeccionadas con cerámica, sin embargo, son las más recomendadas, ya que la porcelana aporta una alta estética y una gran durabilidad.

¿Cuáles son las ventajas de este tratamiento?

Las incrustaciones son un tratamiento conservador con el que, además, no tenemos que destruir tejido sano de las piezas dentales afectadas. De esta manera, no debilitamos tanto los dientes, en comparación con la colocación de fundas o coronas. Además de su alta estética, son muy resistentes y evitan el riesgo de fracturas radiculares.

Por lo tanto, se trata de un procedimiento idóneo para tratar los dientes muy dañados por caries dentales, para restaurar dientes endodonciados y para reemplazar empastes dañados.

 

En Smile Me, somos expertos en los tratamientos con incrustaciones dentales, gracias a la formación y la experiencia de la Dra. Gabriela Díez. Para más información o para pedirnos una cita, puedes ponerte en contacto con nosotros en los teléfonos 916 139 852 / 650 919 900 o dejándonos tus datos en el formulario de nuestra página web.

La cirugía oral engloba una serie de tratamientos que nos permiten diagnosticar y tratar quirúrgicamente algunas enfermedades bucodentales. En todos los casos, estos procedimientos requieren una pequeña incisión en los tejidos orales, así como la aplicación de anestesia local y, en casos de odontofobia, de sedación consciente. La cirugía, por lo tanto, es necesaria en casos como las extracciones de piezas dentales, la colocación de implantes, los injertos de hueso o encía, la cirugía periodontal, etc. Si te has realizado cualquiera de estos tratamientos, probablemente, tengas dudas sobre los cuidados que debes seguir después de una cirugía.

En este artículo, desde nuestra clínica dental en Alcobendas, te ofrecemos una serie de recomendaciones que debes tener en cuenta.

Cuidados después de una cirugía oral

Después de cualquier tipo de cirugía oral, lo más habitual es que puedas volver a hacer vida normal de forma casi inmediata. Sin embargo, ¡ten en cuenta algunos aspectos para favorecer la cicatrización de los tejidos!

  • Durante los primeros días, evita los alimentos muy duros y opta por otros de consistencia más suave. Recomendamos, además, tomarlos a temperatura ambiente o templados, evitando los productos demasiado calientes.
  • Evita realizar enjuagues bucales durante las primeras 24 horas después de la intervención. Este hecho es importante para prevenir, principalmente, la destrucción del coágulos sanguíneo y, por lo tanto, la aparición de lo que conocemos como alveolitis seca.
  • Para reducir los posibles edemas y molestias, puedes aplicar frío en la zona externa de la cara.
  • Si sientes molestias, en algunos casos, para prevenir la inflamación y el dolor, podemos prescribirte algún tipo de medicación analgésica.
  • Evita, además, hacer prácticas deportivas intensas durante los primeros días después de la cirugía y, si lo necesitas, puedes dormir con la cabeza algo más elevada de lo habitual.

Si tienes cualquier duda con respecto a estos procedimientos, estaremos encantados de ayudarte. Puedes ponerte en contacto con nosotros en los teléfonos 916 139 852 / 650 919 900 o dejándonos tus datos en el formulario de nuestra página web.

 

La respuesta es muy sencilla: deberías utilizar los cepillos interdentales diariamente. ¿Por qué, exactamente? Porque, gracias a estos pequeños cepillos, podemos acceder a zonas de difícil acceso para el cepillo de dientes, como los espacios interdentales. En ellos, tienden a acumularse restos de comida, placa y sarro, que favorecen la aparición de enfermedades periodontales y caries.

En este artículo, desde nuestra clínica dental en Alcobendas, te damos todas las claves de por qué debes incorporar los cepillos interdentales o interproximales a tu rutina de higiene diaria.

 

¿Qué es un cepillo interdental o interproximal?

El cepillo interdental o interproximal tiene un tamaño inferior al de un cepillo de dientes, ya que, de esta manera, podemos introducirlo en los pequeños espacios entre un diente y otro, consiguiendo una higiene en profundiad.

En general, podemos distinguir entre los que tienen forma recta y los que tienen una forma en un ángulo de 90 grados. De la misma manera, también podemos diferenciarlos en función de su grosor, mediante diferentes colores. Por lo tanto, en función del tamaño de los espacios interdentales de cada persona, podemos recomendar un tipo de cepillos interdentales u otros. Lo importante, en todo caso, es que los filamentos del cepillo sean los que hagan contacto entre los dientes, de manera que podamos conseguir una limpieza en profundidad.

¿Para quiénes recomendamos este tipo de cepillos?

¡Para todo el mundo! Pero, sin embargo, están especialmente aconsejados para los pacientes con implantes dentales, los que tienen predisposición a sufrir enfermedades periodontales y los que han iniciado un tratamiento de ortodoncia con brackets.

En este último caso, el uso de este tipo de cepillos permite eliminar los restos de alimentos y placa de las zonas interdentales, pero también de los laterales de los brackets y del arco de ortodoncia.

¿Seda dental o cepillos interdentales?

Tanto la seda dental como los cepillos interdentales sirven para limpiar en profundidad los espacios interdentales y la base de las encías. En función de la distancia interproximal de cada paciente, podemos recomendar un dispositivo u otro.

 

Si tienes dudas con respecto a la rutina diaria de higiene bucodental que debes seguir, estaremos encantados de poder ayudarte. Para ello, puedes ponerte en contacto con nosotros en los teléfonos 916 139 852 / 650 919 900 o dejándonos tus datos en el formulario de nuestra página web.

 

En España, cada año se detectan más de 8.000 nuevos casos de cáncer oral. ¿Sabías que, de ellos, el 75% se hace cuando la enfermedad ya se encuentra en un estado avanzado? Esta situación complica el tratamiento y empeora el pronóstico. Por ello, es importante conocer algunas de las pautas de autodiagnóstico, los signos de alarma más habituales y los principales factores de riesgo.

En este sentido, para prevenir y concienciar a la población sobre la gravedad del cáncer oral, el Consejo General de Colegios de Dentistas de España y la Fundación Dental Española (FDE) han puesto en marcha la V Campaña de Prevención del Cáncer Oral.

¿Cuáles son los síntomas y los factores de riesgo del cáncer oral?

La mayoría de los casos de cáncer oral se detectan en personas mayores de 45 años, siendo una enfermedad con mayor prevalencia entre los hombres. Sin embargo, en los últimos años la incidencia ha aumentado entre mujeres y jóvenes.

La presencia de manchas blancas o rojas persistentes en la boca que, después de aproximadamente dos semanas, no curan, el dolor o las molestias al tragar y la hinchazón o el sangrado de la boca son algunos de los signos de alarma que debemos tener en cuenta. Por su parte, el tabaquismo, el consumo excesivo de alcohol, las prótesis dentales mal ajustadas y el virus del papiloma humano (VPH) son sus principales factores de riesgo.

Prevención del cáncer oral

Las autoexploraciones bucodentales son una parte fundamental de la prevención de esta enfermedad. Por ello, ten en cuenta los siguientes puntos:

  • Observa tus labios y busca cambios de forma, color y consistencia.
  • Controla el estado de tus encías, del paladar y de las mucosas de forma frecuente.
  • Explora los bordes, el dorso y la superficie de la lengua.
  • Palpa el cuello cada cierto tiempo para comprobar que no hay bultos.
  • Si tienes una úlcera o llaga que no sana en dos semanas, consúltalo con tu dentista.

Por otra parte, llevar un estilo de vida saludable y evitar los factores de riesgo anteriormente descritos también ayuda a prevenir su aparición y desarrollo. Por lo tanto, evita el tabaco, limita el consumo de alcohol, sigue una dieta sana y equilibrada, mantén una buena higiene bucodental y acude a revisiones periódicas con el dentista o cuando detectes una lesión en la boca.

 

En Smile Me nos unimos a esta iniciativa del Consejo General de Colegios de Dentistas de España. Por ello, si tienes más de 45 años, entre el 2 de noviembre y el 3 de diciembre puedes solicitar una consulta preventiva con la Dra. Gabriela Díez, experta en medicina oral, odontología general y prostodoncia.

Puedes reservar tu cita llamándonos a los teléfonos 916 139 852 / 650 919 900 o dejándonos tus datos en el formulario de nuestra página web.

La Medicina Oral es la especialidad odontológica que se encarga de prevenir, diagnosticar y tratar enfermedades primarias, que tienen su origen en la boca, o secundarias, que afectan a otras zonas del organismo, pero que se manifiestan también en ella. En todo caso, se trata de patologías que no afectan concretamente a los dientes, sino a las estructuras orales y a algunas adyacentes. Por ejemplo, la lengua, el paladar y las encías.

¿Sabías que, a través de una evaluación exhaustiva de la boca, podemos identificar patologías infecciosas, procesos autoinmunes y/o lesiones potencialmente malignas? En este artículo, desde nuestra clínica dental en Alcobendas, te explicamos qué patologías tratamos desde la Medicina Oral.

¿Qué patologías trata la Medicina Oral?

La Medicina Oral se encarga del tratamiento de cualquier patología que aparezca en la boca, exceptuando aquellas que tienen que ver con los dientes, los huesos maxilares y las glándulas salivares. Por lo tanto, el profesional experto puede identificar afecciones muy diversas, como es el caso de las aftas, los quistes, la candidiasis oral, la xerostomía o boca seca, el precáncer y cáncer oral, etc.

Todas estas enfermedades pueden detectarse mediante una exploración clínica de la boca y de la mucosa oral, que incluya los labios, la lengua, las mejillas, el paladar y el suelo de la boca. En algunos casos, en función de la situación de cada paciente, pueden ser necesarias algunas pruebas complementarias, como radiografías, biopsias o análisis microbiológicos. 3

El tratamiento de cada una de ella depende, fundamentalmente, de su naturaleza y origen. En muchos casos, pueden prescribirse fármacos por vía oral y/o por aplicación tópica, como los enjuagues de soluciones antisépticas o con corticoides. En otros más complejos, puede ser necesario extirpar la lesión mediante una pequeña cirugía.

 

En Smile Me, gracias a la experiencia y el trabajo de la Dra. Gabriela Díez, somos expertos en los diferentes tratamientos que engloban la Medicina Oral. Para una boca sana, recuerda que es fundamental visitar a tu dentista, como mínimo, una vez al año.

Si necesitas pedirnos una cita, puedes hacerlo llamándonos a los teléfonos 91 613 98 52 / 650 919 900 o dejándonos tus datos en el formulario de nuestra página web.