Entradas

Actualmente, las prótesis removibles, parciales o totales, también conocidas popularmente como dentaduras postizas, son la última opción que recomendamos en caso de que un paciente necesite reponer los dientes de una zona extensa de la boca o de una arcada completa. En la mayoría de las ocasiones, incluso cuando este presenta cierta reabsorción del hueso maxilar, optamos por la fijación de implantes dentales. Para ello, si es necesario, durante la cirugía de colocación de los implantes dentales, podemos realizar un injerto de hueso. En este artículo, te explicamos cuáles son las ventajas de los implantes con respecto a las prótesis removibles. 

¿Por qué los implantes dentales son la mejor alternativa para reponer los dientes perdidos?

Los implantes dentales son, sin duda, la solución más estética, segura y duradera para rehabilitar la boca y recuperar la sonrisa. Gracias al avance de las técnicas de implantología oral, estos dispositivos de titanio son la mejor alternativa por las múltiples ventajas que ofrecen con respecto a otro tipo de tratamientos, como las prótesis dentales removibles. Hoy por hoy, es posible sustituir la ausencia de uno, varios o todos los dientes de forma rápida, segura, prácticamente indolora y con técnicas mínimamente invasivas.

En nuestra clínica dental en Alcobendas, somos expertos en diversas técnicas implantológicas, que realizamos en función de las necesidades de cada paciente: implantes unitarios, cuando se debe reponer una sola pieza; puente fijo sobre implantes, si el paciente ha perdido tres o más piezas consecutivas; prótesis fijas sobre implantes, cuando se han perdido los dientes de toda una arcada y carga inmediata All-on-Four o All-on-Six, una técnica que permite reponer todos los dientes de una arcada con la colocación de cuatro o seis implantes.

Ventajas de los implantes dentales frente a las prótesis removibles

Los implantes dentales unitarios y las prótesis fijas implantosoportadas presentan una mayor fijación y estabilidad que las prótesis removibles, ya que estas utilizan las mucosas o los dientes, mediante ganchos, para sujetarse. Con el paso de los años, las prótesis removibles tienden a perder retención y a sufrir desajustes, algo que, en ningún caso, sucede con los implantes dentales.

Por otra parte, las prótesis dentales removibles deben ser retiradas diariamente de la boca para ser higienizadas de forma adecuada. Los implantes dentales, al ser fijos, no requieren ser extraídos ni, además, una limpieza que difiera excesivamente de la del resto de los dientes originales. En este sentido, basta con cepillarlos después de cada comida, limpiar los espacios interdentales y acudir a todas las revisiones pautadas por el implantólogo.

A nivel estético, además, los implantes dentales nos permiten conseguir una sonrisa natural, gracias al uso de coronas de porcelana, confeccionadas digitalmente. Estos dispositivos, asimismo, ayudan a la conservación del hueso maxilar, evitando su reabsorción y el deterioro progresivo de los tejidos.

 

Si has perdido algún diente, es importante que no dejes pasar el tiempo y visites a tu dentista. La ausencia de piezas dentales no solo afecta a la estética de la sonrisa, sino que también dificulta la masticación y la deglución de los alimentos, facilita el movimiento de los dientes adyacentes, favoreciendo la malposición dentaria, y puede provocar la reabsorción del hueso maxilar.

Para más información o dudas con respecto a los tratamientos con implantes dentales, puedes ponerte en contacto con nosotros en los teléfonos 91 613 98 52 / 650 919 900 o a través del formulario de nuestra página web.

 

La Medicina Oral es la especialidad odontológica que se encarga de prevenir, diagnosticar y tratar enfermedades primarias, que tienen su origen en la boca, o secundarias, que afectan a otras zonas del organismo, pero que se manifiestan también en ella. En todo caso, se trata de patologías que no afectan concretamente a los dientes, sino a las estructuras orales y a algunas adyacentes. Por ejemplo, la lengua, el paladar y las encías.

¿Sabías que, a través de una evaluación exhaustiva de la boca, podemos identificar patologías infecciosas, procesos autoinmunes y/o lesiones potencialmente malignas? En este artículo, desde nuestra clínica dental en Alcobendas, te explicamos qué patologías tratamos desde la Medicina Oral.

¿Qué patologías trata la Medicina Oral?

La Medicina Oral se encarga del tratamiento de cualquier patología que aparezca en la boca, exceptuando aquellas que tienen que ver con los dientes, los huesos maxilares y las glándulas salivares. Por lo tanto, el profesional experto puede identificar afecciones muy diversas, como es el caso de las aftas, los quistes, la candidiasis oral, la xerostomía o boca seca, el precáncer y cáncer oral, etc.

Todas estas enfermedades pueden detectarse mediante una exploración clínica de la boca y de la mucosa oral, que incluya los labios, la lengua, las mejillas, el paladar y el suelo de la boca. En algunos casos, en función de la situación de cada paciente, pueden ser necesarias algunas pruebas complementarias, como radiografías, biopsias o análisis microbiológicos. 3

El tratamiento de cada una de ella depende, fundamentalmente, de su naturaleza y origen. En muchos casos, pueden prescribirse fármacos por vía oral y/o por aplicación tópica, como los enjuagues de soluciones antisépticas o con corticoides. En otros más complejos, puede ser necesario extirpar la lesión mediante una pequeña cirugía.

 

En Smile Me, gracias a la experiencia y el trabajo de la Dra. Gabriela Díez, somos expertos en los diferentes tratamientos que engloban la Medicina Oral. Para una boca sana, recuerda que es fundamental visitar a tu dentista, como mínimo, una vez al año.

Si necesitas pedirnos una cita, puedes hacerlo llamándonos a los teléfonos 91 613 98 52 / 650 919 900 o dejándonos tus datos en el formulario de nuestra página web.

El bruxismo, es decir, el apretamiento y/o el rechinamiento involuntario de los dientes, es un mal hábito cuyo origen se encuentra en una disfunción del sistema nervioso central. Esta afección está relacionada con la hiperactividad de los músculos elevadores de la mandíbula y, por lo general, acostumbra a manifestarse especialmente durante la fase del sueño. Podemos distinguir, además, entre dos tipos de bruxismo: el estático, que conlleva el apretamiento de los dientes, y el dinámico, que supone el rechinamiento de estos. Ante los primeros síntomas del bruxismo, es importante visitar al dentista para evitar el desgaste y la pérdida de piezas dentales. En este artículo, desde nuestra clínica dental en Alcobendas, te explicamos cuáles son las consecuencias más significativas del bruxismo, tanto a nivel oral como extraoral.

Grados del bruxismo

Cuando diagnosticamos el bruxismo, podemos detectar tres grados: incipiente, establecido y poderoso.

El bruxismo incipiente, el primer grado, es poco agresivo y se caracteriza por la ausencia de ansiedad por parte del paciente. En muchas ocasiones, está ocasionado por factores internos que, una vez corregidos, llevan a su desaparición. En el bruxismo establecido, sin embargo, ya se encuentra presente el factor de la ansiedad. En estos casos, se requiere el tratamiento adecuado para prevenir el daño de las estructuras dentofaciales. Por último, en el bruxismo poderoso, el tercer grado, el hábito de apretar y/o rechinar los dientes es constante e incontrolable, incluso cuando el paciente se encuentra despierto.

Principales consecuencias del bruxismo

A corto plazo, el bruxismo puede producir dolor de cabeza, molestias maxilares y en los oídos. A largo, puede, además, provocar la pérdida progresiva de los dientes, quedando erosionados debido al roce continuo. Si no se trata a tiempo, el apretamiento y rechinamiento dental puede acabar afectando a otros componentes, como las articulaciones, músculos y tejido óseo. Es decir, que puede desencadenar un colapso total del funcionamiento de la boca.

A nivel bucodental, el bruxismo está relacionado con los bordes irregulares de los dientes, la pérdida del esmalte, las fracturas de piezas, la sensibilidad al frío y al calor, la inflamación y recesión de las encías, el rechinamiento de los dientes y la dificultad y el dolor al masticar.

A nivel corporal, con el dolor muscular en la cara, la cefalea y el dolor de oídos, las molestias en la articulación temporomandibular (ATM), la tensión cervical, el insomnio y el mal humor y la tensión general.

¿Estás buscando solución para evitar las consecuencias del bruxismo?

En Smile Me somos expertos en el diagnóstico y el tratamiento del bruxismo. Ahora, además, por tiempo limitado, en Smile Me puedes conseguir tu férula de descarga por 289€ (antes 389€). En todo caso, tomamos medidas de la boca del paciente con nuestro escáner intraoral, por lo que las férulas se confeccionan a medida para cada uno de ellos.

Si necesitas más información o quieres pedirnos una cita, puedes ponerte en contacto con nosotros en los teléfonos 91 613 98 52 / 650 919 900 o a través del formulario de nuestra página web.

Los implantes dentales son una de las soluciones más efectivas, estéticas, seguras y duraderas para reponer uno, varios o todos los dientes perdidos. De hecho, actualmente, su tasa de éxito supera, según los últimos estudios, el 90% de los casos. Sin embargo, en algunas ocasiones, los pacientes pueden llegar a sufrir lo que se conoce popularmente como el rechazo de un implante dental.

Esta denominación, no obstante, no es correcta, ya que los implantes son dispositivos biocompatibles y, por lo tanto, el organismo no los rechaza. Se trata, por lo tanto, de una mala cicatrización y osteointegración de estos – el proceso por el que el implante se une al hueso –, que, en casos graves, puede suponer la pérdida del implante.

¿Sabías que existen algunos factores que pueden favorecer el fracaso de la osteointegración? En este artículo, desde nuestra clínica dental en Alcobendas te explicamos cuáles son y cómo podemos prevenirlo.

¿Qué factores pueden favorecer el rechazo de un implante dental?

El rechazo de un implante dental está asociado a diversos factores. Los principales son la aparición de patologías periimplantarias – que afectan a las encías y a los tejidos que rodean y dan soporte a los implantes –, una higiene bucodental deficiente, malos hábitos como el tabaquismo, la diabetes u otras complicaciones durante el proceso de osteointegración.

En líneas generales, en función del origen de la pérdida del implante dental, valoraremos cuál es el tratamiento idóneo para el paciente.

Síntomas del rechazo

En muchos casos, los síntomas que pueden indicarnos el fracaso de la osteointegración de un implante pueden confundirse con otras patologías bucodentales. Estos son los más significativos que deben tenerse en cuenta:

  • Movilidad del implante y/o de la prótesis durante el proceso de osteointegración, que tiene una duración de entre tres y seis meses.
  • Ciertas molestias y dolor a la hora de tocar y presionar el implante y los tejidos que lo rodean.

 

En Smile Me, somos expertos en tratamientos con implantes dentales y, en todo caso, antes y después del tratamiento, recomendamos a nuestros pacientes diversos aspectos que deben tener en cuenta para que la osteointegración sea un éxito. En primer lugar, la higiene bucodental diaria exhaustiva; en segundo, abandonar malos hábitos como el tabaquismo; en tercero, seguir siempre las recomendaciones de nuestros profesionales y acudir a todas las revisiones pautadas.

Si necesitas hacernos una visita, puedes llamarnos a los teléfonos 916 139 852 / 650 919 900 o ponerte en contacto con nosotros a través del formulario de nuestra página web

La periodontitis es una afección bucodental grave que no solo daña progresivamente las encías, sino también los tejidos que rodean y dan soporte a los dientes. Si no es detectada, continúa su avance y no recibe el tratamiento odontológico adecuado, puede provocar la retracción de las encías, la movilidad de los dientes afectados e incluso, en última instancia, la caída de estos. La periodontitis, no obstante, no solo afecta a la boca, sino que también provoca una inflamación generalizada del organismo. Por ello, está asociada a un mayor riesgo de desarrollo de enfermedades cardiovasculares, diabetes y demencia. Recientemente, además, según un estudio realizado conjuntamente por la Universidad Complutense de Madrid, la Universidad McGill de Montreal y la Universidad de Qatar, las enfermedades de las encías serían un factor de riesgo más en el pronóstico de la COVID-19.

¿Cómo puede afectar la periodontitis al pronóstico de la COVID-19?

Las conclusiones a las que han llegado estos investigadores, sin duda, son significativas. Los pacientes con periodontitis presentan casi nueve veces más posibilidades de fallecer en caso de contraer la COVID-19. De la misma manera, se estima que la probabilidad de requerir ventilación asistida puede multiplicarse por cuatro y la de ingresar en la UCI puede, cuando menos, triplicarse.

En este sentido, en el estudio se especifica que la sangre de las personas que sufren periodontitis presenta un nivel superior de marcadores relacionados con un peor pronóstico de la COVID-19. Es el caso, por ejemplo, del dímero D, los glóbulos blancos y la proteína C reactiva.

Así, debido a la inflamación sistémica asociada a la periodontitis, los pacientes presentan una mayor probabilidad de desarrollar una situación conocida como “tormenta de citoquinas”. Es decir, una grave respuesta inmune que está relacionada con el deterioro rápido de algunos de los pacientes positivos.

Consejos para prevenir las enfermedades de las encías durante la COVID-19

Cuidar las encías es fundamental para mantener una salud bucodental óptima. La gingivitis y la periodontitis pueden prevenirse, básicamente, mediante una higiene exhaustiva y acudiendo a revisiones periódicas con el dentista. De esta manera, podemos detectarlas en un estadio inicial, evitar su avance, salvar los dientes del paciente y, en caso de que sea necesario, realizar los tratamientos estéticos oportunos para recuperar la apariencia de las encías.

¡Recuerda! Cepilla los dientes después de cada comida, limpia la superficie de la lengua diariamente y haz uso del hilo dental, los cepillos interproximales y/o el irrigador dental para limpiar los espacios interdentales. Aunque las enfermedades periodontales pueden depender de otros factores, lo cierto es que, en la mayoría de las ocasiones, están relacionadas con una higiene bucodental deficiente o insuficiente. Por lo tanto, es importante evitar la acumulación de placa y sarro en las zonas interdentales y la base de las encías.

 

Si, desde hace algún tiempo, sientes las encías inflamadas, enrojecidas y sangrantes durante el cepillado de los dientes, es importante que lo consultes con tu dentista. En Smile Me somos expertos en tratamientos de periodoncia y podemos ayudarte a cuidar tus encías. Si necesitas más información o pedirnos una cita, puedes llamarnos a los teléfonos 91 613 98 52 / 650 919 900 o ponerte en contacto con nosotros a través del formulario de nuestra página web.

El cepillado de los dientes es la acción más importante de la higiene bucodental diaria y, además, uno de los principales métodos de prevención de cualquier patología oral. Gracias a una limpieza exhaustiva de la boca, podemos evitar, en muchos casos, afecciones como la caries, la gingivitis, la periodontitis, la caída de piezas dentales o la halitosis o mal aliento. Sin embargo, entre los pacientes todavía existen algunas dudas frecuentes sobre cuál es la mejor técnica de cepillado para mantener una sonrisa sana. En este artículo, desde nuestra clínica dental en Alcobendas, intentamos despejar todas las dudas.

¿Cómo debemos cepillarnos los dientes?

Los datos demuestran que gran parte de la población española no se cepilla los dientes de forma correcta. En muchos casos, el tiempo de cepillado es inferior a dos minutos. En otros, además, la cantidad de dentífrico utilizada es superior a la recomendada. Pero, sin duda, la técnica que se debe poner en práctica es una de la que suscita mayores dudas.

Es recomendable cepillarse los dientes tres veces al día, después de cada comida y durante al menos dos minutos. Para asegurarnos de que cumplimos con ese tiempo, por ejemplo, podemos utilizar el cronómetro de nuestro teléfono móvil. Por otra parte, es conveniente utilizar una pasta fluorada o aquella recomendada por tu dentista si existen necesidades especiales. En todo caso, además, el cepillo de dientes debe encontrarse en unas condiciones óptimas y sus filamentos deben ser de una dureza preferiblemente media. Recuerda que es importante cambiarlo, al menos, cada tres meses y/o después de un proceso gripal o de un resfriado.

¿Qué técnica de cepillado debería aplicar?

De entre las diversas técnicas de cepillado que existen, la técnica de Bass modificada es una de las más efectivas para eliminar los restos de alimentos, la placa bacteriana y conseguir una sonrisa limpia y sana. Básicamente, consiste en la colocación del cepillo de dientes en un ángulo, aproximadamente, de 45 grados con respecto a la línea de las encías. Una vez situado en esta posición, se realizan pequeños movimientos de rotación entre la encía y el diente, incidiendo en el surco gingival.

Durante el cepillado, para asegurarnos de que prestamos a todas las piezas dentales la misma atención, podemos dividir la boca en cuadrantes y seguir siempre un mismo orden. De esta manera, crearemos una rutina efectiva. Una vez realizamos la limpieza de todas las caras exteriores o vestibulares de los dientes y las muelas, es importante que lo hagamos también en las interiores y las superficies masticatorias.

Esta técnica, no obstante, no es la única que existe para obtener una higiene bucodental adecuada. En todo caso, tu dentista será quien podrá recomendarte la más apropiada según tu caso y tus necesidades.

Complementos a la técnica de cepillado para una higiene bucodental perfecta

Aparte del cepillado de los dientes, es importante que, diariamente, limpiemos las zonas interdentales. Es decir, aquellas que se encuentran entre diente y diente o entre diente e implante. En ellas, tienden a acumularse restos de comida y placa bacteriana que, si no es eliminada, se convierte en sarro. Ambos, tanto la placa como el sarro, son dos de las causas principales de la aparición y el desarrollo de las patologías periodontales, como la gingivitis y la periodontitis. Para prevenirlas, utiliza el hilo dental, los cepillos interproximales adecuados o el irrigador dental para una higiene en profundidad.

 

En Smile Me estamos comprometidos con la salud bucodental de nuestros pacientes y, además, ayudamos a los padres y a las madres a que los más peques adquieran unos buenos hábitos de cepillado desde la infancia. De esta manera, pueden crecer con una sonrisa sana y bonita que los acompañe durante toda la vida.

Si tienes dudas sobre las rutinas de higiene bucodental diaria o quieres pedirnos consejo, puedes ponerte en contacto con nosotros en los teléfonos 91 613 98 52 / 650 919 900 o a través del formulario de nuestra página web.

Una sonrisa sana, bonita y armónica no solo depende de la coloración, la forma, el tamaño y la disposición de los dientes, sino también del estado de los tejidos gingivales. Algunos pacientes, por ejemplo, debido a una periodontitis en estado avanzado pueden experimentar retracción de las encías. Otros, a pesar de tener una salud bucodental óptima, pueden lucir una sonrisa gingival, cuando, al sonreír, muestran una cantidad desproporcionada de encía. En este artículo, desde nuestra clínica dental en Alcobendas, te explicamos qué tratamientos odontológicos existen para, en cada caso, mejorar la estética de las encías.

Cirugía mucogingival para los casos de retracción de las encías

La cirugía mucogingival o cirugía plástica periodontal es un procedimiento mediante el que conseguimos reponer los tejidos gingivales perdidos por el paciente, tanto en volumen como en altura, una situación generalmente asociada a una enfermedad periodontal avanzada. Gracias a esta técnica, podemos corregir los tejidos blandos circundantes a una o varias piezas dentales y/o implantes. En este sentido, es importante hacer hincapié en que los tejidos gingivales no pueden regenerarse por sí mismos, sino tan solo mediante estos procedimientos.

De esta manera, en función de la situación de cada paciente, podemos realizar diversos tipos de intervenciones, en las que utilizamos injertos de tejidos conectivos generalmente del paladar para colocarlos en la zona receptora.

Gracias a la cirugía mucogingival, además, podemos tratar ciertos defectos de la encía, aumentar los tejidos en cuanto a volumen y altura o mejorar la coloración grisácea que puede producirse en algunos tratamientos con implantes dentales.

Gingivectomía estética y contorneado gingival

Algunos pacientes, al sonreír, muestran una gran cantidad de encía y, a la vez, unas piezas dentales demasiado pequeñas o cortas. Este hecho, conocido como sonrisa gingival, supone un problema o un complejo para muchas de ellas.

Mediante la gingivectomía estética o el contorneado gingival, unos procedimientos sencillos y rápidos, podemos reducir la cantidad de tejido gingival y mejorar la estética de la sonrisa del paciente, recortando ligeramente la encía que rodea los dientes.

 

En Smile Me, somos expertos en procedimientos de periodoncia y, además, en diseño digital de la sonrisa. Para dar solución y ayudar a nuestros pacientes a lucir una sonrisa bonita y armónica y a mejorar la estética de las encías, es fundamental una planificación precisa, predecible y eficaz.

Si quieres mejorar tu estética oral, puedes ponerte en contacto con nosotros en los teléfonos 91 613 98 52 / 650 919 900 o a través del formulario de nuestra página web. ¡Todo comienza con una sonrisa!

 

La endodoncia, también conocida como tratamiento de conductos, es uno de los procedimientos más importantes que forman parte de la odontología conservadora, cuyo objetivo es intentar conservar, siempre que sea posible, los dientes naturales del paciente. De esta manera, la endodoncia, en muchas ocasiones, evita la extracción de una pieza dental dañada por diversos motivos. Una caries profunda que, previamente, no ha sido tratada con una obturación o un empaste, los traumatismos dentales que afectan al interior de la pieza, la erosión y el desgaste dental, que pueden provocar una pulpitis, y algunas infecciones bucodentales son las principales causas por las que el dentista puede recomendar el tratamiento de conductos. De esta manera, gracias a este procedimiento, en nuestra clínica dental en Alcobendas conseguimos extirpar los tejidos internos dañados, sellar los conductos y reconstruir el diente. Así, recuperamos la estética y la funcionalidad completa de la boca del paciente. En este artículo, te explicamos cuándo es necesaria una endodoncia.

¿Cuáles son los síntomas que indican cuándo es necesaria una endodoncia?

La realización de una endodoncia está indicada cuando existe un daño irreversible en el diente, afectando a la pulpa dentaria. Es decir, a los tejidos blandos que contienen vasos sanguíneos y nervios, situados en la parte interna de las piezas dentales y recubiertos por la dentina y el esmalte.

Al quedar desprotegida, la inflamación e infección del tejido pulpar puede provocar dolor y molestias, que pueden variar de intensidad y ser constantes o intermitentes. De esta manera, los principales síntomas que apuntan a la necesidad de un tratamiento de conductos son:

  • Las molestias a la hora de masticar los alimentos.
  • El dolor constante o intermitente, en intensidades variables.
  • La hipersensibilidad a algunos alimentos demasiado fríos, calientes, ácidos, dulces o especiados.
  • La aparición de un absceso dental, también conocido como flemón.
  • El oscurecimiento de la tonalidad de la pieza.

¿En qué consiste este tratamiento?

En primer lugar, realizamos una evaluación exhaustiva de la boca del paciente. De esta manera, podemos determinar el diagnóstico preciso y elaborar el plan de tratamiento de la endodoncia.

Antes de iniciar el procedimiento, el dentista aplica anestesia local en la zona, de manera que este sea indoloro. Posteriormente, se realiza una pequeña perforación en la corona del diente para acceder a la pulpa y extraer el tejido dañado. Después, se eliminan las bacterias de los conductos, evitando, así, que puedan volver a provocar una infección.

Por último, se lleva a cabo la obturación de los conductos y la reconstrucción de la pieza dental afectada.

Una vez finalizado todo el procedimiento, el paciente puede recuperar la estética y la funcionalidad completa de la boca, evitando, además, las extracciones innecesarias y consiguiendo remitir las molestias.

Si sientes dolor, molestias o sensibilidad en uno de tus dientes, no dejes pasar el tiempo y acude a tu dentista. Tan solo un profesional, mediante una evaluación exhaustiva y las pruebas radiográficas pertinentes, puede ofrecerte un diagnóstico preciso y elaborar un plan de tratamiento adecuado para intentar salvar tus dientes naturales.

En Smile Me, ¡podemos ayudarte! Si necesitas ponerte en contacto con nosotros, puedes hacerlo en los teléfonos 91 613 98 52 / 650 919 900 o a través del formulario de nuestra página web.

Durante el embarazo, las mujeres experimentan una serie de cambios hormonales que, además de al resto del organismo, también pueden afectar a la salud bucodental. Precisamente, el aumento de estrógenos y progestágenos puede influir en el estado de las encías, favoreciendo la inflamación, el enrojecimiento e incluso el sangrado de estas.

Por ello, es recomendable que las embarazadas, antes y durante esta etapa de la vida, acudan a revisiones periódicas con el dentista. De esta manera, podremos controlar y prevenir la aparición de la caries y el desarrollo de patologías periodontales, infecciones u otras complicaciones orales. Estas no solo pueden afectar a la estética y la salud de la boca, sino al embarazo en sí mismo.

En este artículo, desde nuestra clínica dental en Alcobendas, te explicamos cuáles son las principales enfermedades bucodentales relacionadas con el embarazo y te ofrecemos algunos consejos para cuidar la salud de la boca.

¿Cómo puede verse afectada la salud bucodental durante el embarazo?

El embarazo, por sí mismo, no provoca gingivitis, es decir, inflamación y enrojecimiento de las encías. Sin embargo, se calcula que aproximadamente más de la mitad de las embarazadas presenta gingivitis gestacional. Por lo general, la inflamación gingival es más frecuente entre el tercer y el octavo mes de embarazo y también se encuentra asociada al aumento de la vascularización de las encías, debido a las alteraciones hormonales, y al de la formación de placa.

Por otra parte, las náuseas y los vómitos, que se presentan con mayor o menor frecuencia en función de cada caso, pueden tener como consecuencia la erosión del esmalte de los dientes. Este problema, junto con la sequedad bucal o xerostomía y los cambios en la composición de la saliva, además, incrementan el riesgo de sufrir caries.

En ocasiones, asimismo, como consecuencia de una respuesta desmedida a la inflamación de las encías, algunas mujeres pueden desarrollar épulis del embarazo. Esta patología, sin embargo, con el tratamiento adecuado, acostumbra a desaparecer después del parto.

Consejos para cuidar los dientes y encías durante el embarazo

Para prevenir la aparición de patologías bucodentales durante la gestación, es importante mantener una higiene bucodental exhaustiva, que incluya el cepillado de los dientes después de cada comida y el uso de hilo dental y/o cepillos interproximales para los espacios interdentales.

De la misma manera, ¿sabías que, según los datos del Consejo General de Colegios de Dentistas de España, tan solo entre el 10% y el 12% de las embarazadas acude a revisiones periódicas con su dentista? Durante el embarazo, los tratamientos dentales son seguros y, además, necesarios para asegurar una buena salud oral tanto de la madre como del bebé.

 

En Smile Me queremos ayudarte a mantener una salud bucodental óptima durante el embarazo. Si estás embarazada, te ofrecemos una revisión bucodental gratuita para evitar la aparición de la caries y la gingivitis, controlar la erosión del esmalte y mantener la boca libre de procesos infecciosos. Para ello, puedes ponerte en contacto con nosotros en los teléfonos 91 613 98 52 / 650 919 900 o a través del formulario de nuestra página web.

Ahora, más que nunca, ¡cuídate por dos!

Desde los años 90 hasta la fecha, la incidencia de la obesidad infantil se ha duplicado a nivel mundial, especialmente en Estados Unidos y Europa. De hecho, según los datos que proporciona la Sociedad Española de Odontopediatría, España se ha convertido en el cuarto país europeo con la mayor tasa de niños con sobrepeso, con una incidencia de un 16’1% entre los menores de 6 a 12 años. ¿Sabías que la obesidad infantil también puede afectar al estado de su salud bucodental?

El sedentarismo y el consumo excesivo de alimentos con un alto contenido de grasas, carbohidratos y, especialmente, azúcar son dos de las causas principales de este problema. No obstante, aparte de los malos hábitos adquiridos, los factores sociales, fisiológicos, genéticos y metabólicos también influyen en esta situación, que, sin duda, puede afectar al estado de los dientes y las encías.

Desde nuestra clínica dental en Alcobendas, te ofrecemos algunas recomendaciones para prevenir la obesidad infantil y que nuestros peques puedan crecer sanos, fuertes y con una sonrisa.

¿Cuáles son las consecuencias de la obesidad a nivel bucodental?

A nivel bucodental, una dieta poco equilibrada, rica en grasas, azúcar y carbohidratos, está estrechamente relacionada con el desarrollo de la caries. Esta patología, según los datos del Consejo General de Colegios de Dentistas de España afecta hasta a un 31% de los menores de 6 años en nuestro país.

Para que la caries aparezca y se desarrolle, se necesita un medio oral ácido. Por lo tanto, todos los alimentos y bebidas con un pH ácido, como los caramelos, los refrescos carbonatados, los zumos embotellados con azúcares añadidos, la bollería, etc., pueden acabar dañando los dientes de los más pequeños. Especialmente, si, además, no existe una higiene bucodental adecuada y, en general, unos buenos hábitos.

La prevención es clave para reducir la incidencia de esta patología tan extendida entre los niños. No obstante, es fundamental que, en caso de que aparezca, esta sea detectada y tratada de forma precoz por el dentista. Para ello, se recomienda que los peques visiten al odontopediatra desde la primera infancia. En otros casos, asimismo, si el niño o la niña presenta tendencia a desarrollar caries, podremos realizar tratamientos preventivos como la aplicación de flúor y el sellado de fisuras.

¿Cómo podemos evitar la obesidad infantil y mejorar su salud bucodental y general?

Ayuda a tus hijos a que, desde pequeños, adquieran consciencia sobre la importancia de una alimentación sana y variada. Modera el consumo de productos ricos en azúcares simples, como los dulces y los refrescos, y aumenta el de frutas, verduras y hortalizas. Al menos, cinco raciones al día. Una higiene bucodental adecuada, junto con una dieta equilibrada y las revisiones periódicas con el odontopediatra, ayudarán a que crezcan con una sonrisa sana y bonita.

Si tienes alguna duda con respecto a los tratamientos odontológicos infantiles o quieres pedirnos una cita, puedes ponerte en contacto con nosotros en los teléfonos 91 613 98 52 / 650 919 900 o a través del formulario de nuestra web.